Lo leo y no me lo creo

La escuela de Atenas, de Rafael (Detalle) y avión pasando

La escuela de Atenas, de Rafael (Detalle)

Me ha pasado leyendo un libro hace poco. Lo he tenido que dejar porque no me creía lo que me estaban contando. Es un libro de denuncia, basado en hechos reales que suceden en un país lejano. Cuenta historias terribles y lo hace a través del testimonio de sus protagonistas, pero es tan inverosímil el modo en el que lo hace (por maniqueo y pueril) que me ha imposibilitado seguir con la lectura sin sentir que me estaban tomando el pelo.

Dicho esto, tengo que señalar que es posible que lo que se cuenta en este libro sea verdad. Esto no tengo manera de averiguarlo y por tanto me abstengo de comentar al respecto. Lo que si sé es la incredulidad que me ha provocado pese a mi favorable predisposición para leerlo. Y esto ha ocurrido porque la realidad de unos hechos no basta para que el relato que hacemos de ellos sea verosímil.

Aristóteles observa en su Poética:

Es preferible lo imposible verosímil a lo posible inverosímil.

Lo imposible, traducido como lo altamente improbable o inesperado, ocurre en la realidad, y eso pone en jaque a la lógica con la que le damos sentido a las cosas, que es la misma con la que construimos su relato.

Lo verosímil es el triunfo de esta lógica que sirve al fin último de transmitir un sentido a lo narrado.

Lo inverosímil es el fracaso de esta lógica, lo que siempre sucede por deficiencias en la construcción de la estructura dramática en la que se sustenta. Este fracaso produce el divorcio entre el sentido que quiere trasladar el narrador y el que percibe el lector, y este divorcio, en su grado máximo y si se trata de una publicación que pretende documentar hechos reales, puede provocar que estos mismos hechos parezcan una pura invención, fruto de la peor ficción.

Entradas relacionadas:

Basado en hechos reales
Basado en hechos reales II

2 comentarios en “Lo leo y no me lo creo

  1. Una reflexión muy interesante. Me ha sucedido viendo películas basadas en hechos reales que es tanta la carga dramática que llega un momento donde me es imposible seguir conectando con la historia porque parece todo ya demasiado falso. A veces las buenas intenciones llevan por mal camino. Saludos Juan 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder a Juan Gómez-Pintado Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s