«Las maldiciones» (2017), de Claudia Piñeiro

Portada de "Las maldiciones", de Claudia Piñeiro

«Maldecir es desear un mal. Un mal especifico a alguien en particular. El concepto parte de un supuesto más que interesante: le otorga un poder mágico a la palabra. El lenguaje opera sobre la realidad. Alguien maldice, alguien dice el mal, y el mal se concreta. La fuerza de la palabra».

Las maldiciones
Claudia Piñeiro

Claudia Piñeiro nos presenta en Las maldiciones a Román Sabaté, un inocente y apuesto joven que se convierte en el hombre de confianza de Fernando Rovira, un político de ambición ilimitada. Una sorprendente propuesta de este a Román estrechará los lazos entre ambos. Acontecimientos posteriores precipitarán la huida de Román, con la que arranca la novela. Su historia revelará las flaquezas y miserias de Rovira, el gran líder. Los mismos hombres sin escrúpulos de la vieja política de ideologías polarizadas resultan ser también los que lideran la nueva política del pragmatismo y del marketing. Gente iluminada y, a la vez, con muy pocas luces tan pendiente de las encuestas de popularidad como, en el caso de Rovira, de las maldiciones que pesan sobre el cargo que ambicionan.

A través de la periodista Valentina Sureda, amiga de Román y que está escribiendo un libro sobre el tema, conoceremos en detalle la «maldición de Alsina» según la cual ningún gobernador de Buenos Aires puede llegar a ser presidente de Argentina, como es la ambición del inefable Rovira.

Según explicaba Claude Lévi-Strauss, citado por Claudia Piñeiro, «[…] si la tribu cree que la magia funciona, la magia va a funcionar. No por la magia, sino por la creencia». Esto puede aplicarse a chamanes y gurús, incluidos toda suerte de asesores y expertos en demoscopia y marketing, capaces de convencer a su crédulo público de una cosa y la contraria según la conveniencia del momento.

Claudia Piñeiro hace referencias directas en Las maldiciones a la política argentina. Su conocimiento previo puede enriquecer la lectura, pero no la lastra porque la autora trasciende la anécdota local, retratando una realidad que resulta reconocible en lo esencial:

«―Yo soy radical ―dice Adolfo―, y un radical muere radical.
―Sobran ejemplos de radicales que cambiaron de partido ―corrige Sebastián.
―Esos no eran radicales ―se enoja Adolfo―, no lo fueron nunca, nos usaron de plataforma para dar el salto. Oportunistas de comité. ¡Tránsfugas de ocasión!».

Claudia Piñeiro articula con gran habilidad una divertida trama en esta novela, más cercana a la sátira que al thriller. Salta del punto de vista de unos a otros para dar una rica visión del conjunto. Hay momentos realmente divertidos, como cuando se fragua la alianza entre Román y Rovira, y pasajes de gran interés como las notas de Valentina Sureda sobre las maldiciones de Alsina, de Tecumseh, del diamante Koh-I-Noor, y sobre la ciudad de La Plata. El final, por contra, resulta algo convencional. En definitiva, una buena lectura que divierte y nos acerca al mundo de los políticos desde una perspectiva tan inusual como reveladora.

Entradas relacionadas:

6 comentarios en “«Las maldiciones» (2017), de Claudia Piñeiro

  1. ¡Hola! No me extraña que sea más una sátira que un thriller, la novela más famosa de esta autora que tiene una adaptación cinematográfica y se llama «Las viudas de los jueves» también lo es, por lo visto es una marca registrada de Piñeiro, la critica social con un toque de ironía.Yo tengo entre mis pendientes dos libros suyos, el que mencione antes y «Catedrales» que esta teniendo buen recibimiento. Si me gusta uno de esos dos le daré oportunidad a otros de sus trabajos, ya me interesaste por este. ¡Saludos!

    Le gusta a 1 persona

  2. La política y la polarización en mi país son tema para varios libros y la única forma de abordarlos en con ironía. Leyendo el comentario de Noctua acabo de recordar que he visto el libro «Catedrales» en un catálogo online pero no sabía, hasta ahora, que la autora y yo somos compatriotas. Me agendo tu recomendación ya que te ha gustado.
    Uff Alsina….que ejemplar y ni hablar de Roca el cretino que estaba en los billetes de mayor valor hasta que tuvieron que aumentar el monto y ahora es el hornero quien le gana la partida.
    Saludos Juan 🙂

    Le gusta a 1 persona

    • Desconozco los entresijos de la política de allí, pero seguro que lo que dices del tal Roca y del hornero es tan acertado como acostumbras XD
      Un libro muy interesante y divertido. Creo que te va a gustar Claudia Piñeiro, lo que no sé es si coincidirás con su punto de crítica o si igual te parece que se queda corta… Ya contarás si la lees, Coremi. Saludos 🙂

      Le gusta a 1 persona

Responder a Juan Gómez-Pintado Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s