“Liquidación final” (2012), de Petros Márkaris

Liquidación final, ilustración de Marta Gómez-Pintado
Liquidación final. Ilustración de Marta Gómez-Pintado

Comprenderá que no podíamos cobrarle a un pariente de un viceministro.

Liquidación final
Petros Márkaris

Petros Márkaris presenta a un peculiar justiciero en Liquidación final, séptima entrega de su serie del comisario Kostas Jaritos. Un motorista que firma su obra como «El Recaudador Nacional» amenaza a los grandes defraudadores del fisco con la «liquidación final» de su deuda. Su método de cobro: una flecha envenenada con cicuta directa al corazón. Un procedimiento tan drástico como censurable que este vocacional recaudador de impuestos extenderá a «representantes del mundo de la política, altos cargos públicos y personas que, a lo largo de los años, se han visto beneficiadas por sus contactos dentro del sistema corrupto creado».

El veterano comisario Kostas Jaritos, por su parte, está inmerso en una crisis familiar. Su hija está pensando en irse al extranjero en busca de una oportunidad laboral que no encuentra en su país. Jaritos se atasca con su investigación. Tiene que lidiar con sus jefes y con unos políticos tan enfadados como asustados. Mientras, la simpatía por este peculiar justiciero cala en las calles de Atenas y en más de un lector.

Petros Márkaris denuncia en Liquidación final las consecuencias reales y dramáticas que tiene la corrupción para la vida de los ciudadanos. Señala directo a los responsables frente a tantos que prefieren, como los de la orquesta del Titanic, seguir tocando como si nada pasase mientras el barco se hunde. Los responsables de la crisis de 2008 han multiplicado sus ganancias mientras el resto hemos pagado por sus desmanes. Resulta un espectáculo tan bochornoso escuchar a nuestros gobernantes decir que es el bien común lo que les mueve como escuchar las justificaciones de sus fieles votantes para dejar que el lobo cuide del rebaño. Los primeros saben que, a estas alturas, no engañan a nadie, pero siguen con la comedia igual que los segundos.

El comisario Kostas Jaritos nos muestra un panorama desolador mientras deambula de arriba abajo por una Atenas sacudida por la brutal crisis económica. Sin embargo, su mirada llena de sentido común nos convence de que todavía hay espacio para la esperanza. Petros Márkaris dibuja en este comisario tenaz y paciente al verdadero héroe de nuestro tiempo, un ciudadano honrado que lucha por mantenerse a flote en un mundo que hace aguas por todas partes.

También te puede interesar:

Liquidacion final Tusquets

Liquidación final (2012) es la segunda novela de la trilogía sobre la crisis que ha escrito Petros Márkaris: la completan Con el agua al cuello (2011) y Pan, educación y libertad (2013), todas editadas por Tusquets en español.

Traducida por Ersi Marina Samará Spiliotopulu.